Origen y residencia

Nací el 20 de febrero de 1961, en la ciudad de Guantánamo o Ciudad del Guaso, como también es conocida. Mi madre Dicciana Fernández Hernández  de profesión maestra y un gusto refinado por la música y las artes contrae matrimonio con mi padre,  abogado, notario y además músico (compositor ,pianista, arreglista y profesor ), ambos nos instaron siempre al estudio y nos enseñaron que sin instrucción no se lograda  buen desarrollo intelectual y social. FOMENTARON en nosotras el amor a la familia y al prójimo en un ambiente  donde  el gusto por la música  nos proporcionó momentos especiales que siempre  recordamos con mucho agrado.

En esos tiempos era frecuente que por razones de trabajo se establecieran vínculos con  reconocidos músicos de toda la isla que llegaban a  esta ciudad y también a nuestra casa y se desarrollaban descargas, tertulias y momentos de consultas musicales que eran necesarias para mi padre y para el que llegaba .puedo mencionar personalidades como: José Antonio Méndez, Argelier León, Olavo Alen, Ela Calvo, Pachi Naranjo, Felipe Dulsaides , ETC. Otra  práctica que disfrutábamos y que fortalecía  nuestras relaciones con personas afines  espiritualmente a nosotros era la participación en las  actividades en la Iglesia Metodista cita la Calle Aguilera esquina Máximo  Gómez , donde  fuimos  activos participantes a través de la música.

Todo esto facilitó que  en nuestras vidas  la música haya quedado como punto de referencia y  como medio de conexión social. Mi hermana mayor, María Josefa Villalón Fernández (Fifina) se graduó como Médico en la Universidad de Santiago de Cuba, y como especialista en Fisiología médica; completó sus estudios postgrado graduándose de Máster y como docente alcanzó la categoría de profesora auxiliar. Hoy se desarrolla como especialista de docencia médica en el Centro Nacional de Educación para la Salud en Cuba. Esperanza Villalón Fernández  (Epe) es la más pequeña de las tres, graduada de económica  y como pianista; actualmente es la Profesora Principal de piano en la Escuela Provincial de música de nuestra provincia.

Cada uno de nosotros en mi familia ha estado siempre conectado a la vida cultural de nuestro entorno  lo cual nos ha permitido estar activos socialmente y alegres. La música en particular ha sido la llave para esa conexión y el haber escuchado tanta música diferente en cuanto a  géneros,  nacionalidades, autores, formatos etc, en aquel tocadiscos de la sala en la casa de familia abrió mi creatividad al conectarme con un mundo sonoro muy amplio que definió mi preferencia por la música cubana y me colmó de mucha satisfacción. Pienso que fue una bendición especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15