Ganarle la batalla al siglo XXI

Así título las palabras de inauguración el médico, diputado, escritor y vicepresidente de la Unión de Escritores y Artista de Cuba en el territorio, al dejar reinaugurada la galería provincial Antón Morales de la ciudad de Guantánamo, palabras que pongo a su consideración pues me pareció muy acertada.

Ganarle la batalla al siglo XXI

Eldys Baratute

 

El siglo XXI corre demasiado rápido y se lleva con él a algunas de las figuras más importantes del arte y el pensamiento en Cuba. Carilda Oliver, Ángel Iñigo, Desiderio Navarro, Alfredo Velázquez, Alberto Tosca, Adelaida de Juan y las recientes y especialmente lamentables, Roberto Fernández Retamar y Alicia Alonso. El siglo corre veloz y nos advierte que los símbolos también pueden dejar de acompañarnos, al menos físicamente, y nos alerta sobre la necesidad de preservar la memoria histórica como espacio donde se rememora, se dignifica, se replica la vida y la obra de seres iluminados en el tiempo.

 

La muestra que hoy inauguramos es un ejemplo de esas pequeñas cosas que podemos hacer por preservar la memoria. Que sea inaugurada un 20 de octubre nos remite a una de las páginas más gloriosas de la cultura cubana. Un hecho artístico, genuinamente cultural se convirtió en un canto de libertad para el pueblo cubano.

 

Que la muestra Evocaciones múltiples, sea inaugurada en la galería,recién remozada, que lleva el nombre de un reconocido grabador guantanamero, Antón Morales, que se realice como clausura de un concurso en el que se han legitimado,desde hace ya dos décadas, algunos de los más consagrados artistas del territorio, y que lleva por nombre el de otro grande de las artes visuales, José Vázquez Pubillones, habla del interés en jugarle una mala pasada al tiempo y mantener vivos a esos que una vez se fueron.

 

La historia, antes que obra de letras, es obrade hechos, nos confesó en su Calibán, uno de los textos más memorables del pensamiento latinoamericano, Roberto Fernández Retamar. Y precisamente a tejer la historia se ha sumado el Consejo Provincial de las Artes Plásticas al convocar algunas de las figuras más reconocidas de las artes visuales en la provincia. Al menos tres generaciones de artistas aparecen en esta muestra, tres generaciones permeadas por un contexto que esencialmente es el mismo, pero al mismo tiempo es otro. Más allá de líneas, trazos, colores, o técnicas, cada uno es hijo de su tiempo, de sus circunstancias, de los demonios que les ha tocado vivir. Cada uno a construido su propio discurso y se ha mantenido fiel a él, a pesar del tiempo.

 

A las manchas de George, las caracolas de Laborde, los inocentes niños de Oscar Nelson, en medio de un contexto en donde se descubren grisuras como antagonismo a los colores llamativos de los primeros planos, se sumanlos torsos antropomorfos de Germán Simonó, el culto a la belleza de los cuerpos de su hijo Serguey, la sensualidad de Ernesto Cuesta, la resemantización de la identidad de Alexander Beatón, la invitación de GenyJarrosay a alejarnos de esquemas y espacios preconfigurados, y otros que ayudan a brindar una fotografía de estos veinte años de historia de un concurso.

 

De seguro el público agradecerá que, como parte de la muestra, aparezca una obra de Juan Carlos Garrido, un artista que desde el otro lado del mundo se enorgullece de su guantanameridad, de Nelson Domínguez, alguien que este siglo ha traído de regalo a nuestra provincia,y una obra de Rita Longa que desde ya formará parte de la ambientación de la galería.

 

No podía tener mejor cierre la Jornada por la Cultura Cubana, el homenaje a los que ya no están, a los que continúan siendo cubanos desde otras latitudes, a los que se han convertido en un símbolo para esta ciudad y quienes crecen bajo su sombra.

 

Donde quieran que estén esos que el siglo nos ha arrebatado, estarán orgullosos de que todavía estamos dispuestos a ganarle la batalla al siglo XXI. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15