Para cuidar tus encías

PORTADATengo el gusto de informarle e invitarlos a que me acompañen el próximo día 31 de enero a las 11 de la mañana en la sede de la Uneac provincial, donde se realizará la presentación del libro Para cuidar tus encías” de mi autoría, la cual comparto con la bióloga Irua González González, incluida en colección Auto Ayuda de la Editorial Oriente, también será presentado en la Universidad Medica de Guantánamo, el mismo cuenta con 13 subtítulo presentados en posibles preguntas y respuestas de enfermedades frecuentes que aparecen, sus causas, como cuidarla, además  de algunas sugerencias y formas de tratamiento a través de plantas medicinales.

 

Rara vez las personas asocian las enfermedades crónicas bucales con las enfermedades generales que padecen. En este comentario pretendo a manera de sugerencia comentar para los lectores, la relación entre enfermedad de las encías y diabetes. Ambas patologías son de amplia distribución mundial y por este motivo es necesario aprender a prevenirlas.

 

La enfermedad de las encías comúnmente conocida como gingivitis, afecta a muchas personas que desconocen que la padecen y a pesar de los innumerables trabajos de educación para la salud que desempeñamos los profesionales de la Estomatología, no hemos resulto detener la extensión, ni la gravedad de esta enfermedad que en etapas avanzadas compromete de manera irreversible el sostén de los dientes a los huesos maxilares y puede causas la pérdida del órgano diente.

 

Esta enfermedad es producida por la infección de las encías ocasionada por las bacterias que habitan la boca las cuales se vuelven muy agresivas cuando la higiene bucal no es adecuada. Es decir que es responsabilidad personal mantener un aseo adecuado de la cavidad bucal para mantener las encías sanas y los dientes sanos, porque si no logramos una higiene adecuada inmediatamente los tejidos bucales se enferman y comenzamos a sufrir molestias que van desde entumecimientos, dolor, sangramiento durante el cepillado o espontaneo, enrojecimiento de las encías, aumento de volumen de las encías, cambio en el sabor de la boca , se vuelve desagradable el olor de la boca, retención de alimentos, dificultan para masticar etc.

Lo más interesante es que a pesar de todos estos cambios que accionan molestias y a veces hasta dolor, las personas por “miedo al dolor” en estomatología, que generalmente imaginan, disimulan las molestias y llegan hasta tolerarlas en un primer período y entonces la situación de enfermedad se agrava y el daño se vuelve irreversible.

En las consultas de estomatología, la visita de los pacientes diabéticos es obligada con rigor, para el control de las enfermedades bucales, aproximadamente cada 6 meses, con el objetivo fundamental de EVITAR las enfermedades bucales infeccionas y si las padece DETENER posibles infecciones por caries o por enfermedad en las encías que se presentan generalmente agravadas y con frecuencia en estos pacientes. La diabetes no produce estas enfermedades bucales, pero es un factor que agrava la enfermedad bucal  existente como la caries y la enfermedad de las encías.  

Los pacientes diabéticos necesitan de cuidados estomatológicos especiales como son: control de placa dental y del cepillado correcto, uso de enjuagatorios preferentemente salinos para disminuir la hinchazón y el sangramiento que en ellos se presenta abundante, se les orienta a los pacientes que si se les diagnostica enfermedad periodontal deben hacer consciente que la manera más eficaz de controlarla es vigorizando el cepillado ya que si se deposita placa dental existen los microorganismos que provocan la infección de caries y también la de las encías, también es responsabilidad del estomatólogo  personalizar acciones de prevención con adecuada educación y el desarrollo de habilidades para el correcto aseo bucal .

Generalmente el paciente diabético puede darnos en consulta información de su enfermedad y de los tratamientos que ha recibido en visitas al estomatólogo .Es necesario recordar que estas personas son susceptibles a padecer infecciones cuando son intervenidos y los tratamientos estomatológica requieren que los profesionales tomen medidas de antisepsia antes, durante y después de las instrumentaciones.

Los pacientes diabéticos no están restringidos para recibir ninguno de los tratamientos en Estomatología. Hago esta aclaración porque existe una creencia popular de que en las personas diabéticas están prohibidas las exodoncias y ese pensamiento entorpece la disposición sicológica de los mismos en consulta. Los profesionales son los encargados de evaluar las condiciones en cada paciente y tomar las medidas necesarias para lograr el mejor fin.

Sugiero a los pacientes diabéticos:

 Visitar frecuentemente su estomatólogo para así detectar temprano los cambios el los tejidos bucales.

Esmérese en el cepillado de sus encías y dientes.

Tome abundante agua.

Cambie frecuentemente el cepillo dental.

Recuerde que la salud de sus encías y dientes favorece su estado de salud general.

Estos consejos y otros puede encontrarlos en el libro de la Colección de Auto Ayuda “PARA CUIDAR LAS ENCÍAS”, de la Editorial Oriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15